SÁBADO V CUARESMA

Sábado
V semana del Tiempo de Cuaresma

Hacia la Pascua: la pasión de Cristo hoy sigue en cada víctima de injusticia y violencia, sea quien sea.

LECTIO: Jn 11, 45-56

En aquel tiempo, muchos de los judíos que habían ido a casa de Marta y María, al ver que Jesús había resucitado a Lázaro, creyeron en él. Pero algunos de entre ellos fueron a ver a los fariseos y les contaron lo que había hecho Jesús. Entonces los sumos sacerdotes y los fariseos convocaron al sanedrín y decían: “¿Qué será bueno hacer? Ese hombre está haciendo muchos prodigios. Si lo dejamos seguir así, todos van a creer en él, van a venir los romanos y destruirán nuestro templo y nuestra nación”. Pero uno de ellos, llamado Caifás, que era sumo sacerdote aquel año, les dijo: “Ustedes no saben nada. No comprenden que conviene que un solo hombre muera por el pueblo y no que toda la nación perezca”. Sin embargo, esto no lo dijo por sí mismo, sino que, siendo sumo sacerdote aquel año, profetizó que Jesús iba a morir por la nación, y no sólo por la nación, sino también para congregar en la unidad a los hijos de Dios, que estaban dispersos. Por lo tanto, desde aquel día tomaron la decisión de matarlo. Por esta razón, Jesús ya no andaba públicamente entre los judíos, sino que se retiró a la ciudad de Efraín, en la región contigua al desierto y allí se quedó con sus discípulos. Se acercaba la Pascua de los judíos y muchos de las regiones circunvecinas llegaron a Jerusalén antes de la Pascua, para purificarse. Buscaban a Jesús en el templo y se decían unos a otros: “¿Qué pasará? ¿No irá a venir para la fiesta?”

ORATIO:

Señor, tú que nunca dejas de procurar nuestra salvación y en estos días de Cuaresma nos otorgas gracias más abundantes, mira con amor a esta familia tuya y concede tu auxilio protector a quienes se preparan para el bautismo y a quienes hemos renacido ya a una vida nueva.

MEDITATIO:

1. Hoy se toma la decisión de matar a Jesús. Caifás, aun sin saberlo, profetiza la nueva era cristiana: con la muerte de Jesús nacerá un nuevo pueblo, un nuevo templo, la Iglesia. La tensión entre judíos y Jesús ha llegado a un momento límite. La decisión de matar a Jesús ha sido tomada, y después de haber buscado arrestarle en distintas ocasiones, Jesús se retira a la clandestinidad, porque su hora coincidirá con la celebración de la pascua judía, porque de este modo se comprenderá su muerte como la verdadera pascua: paso de este mundo al Padre. El último signo de Jesús lo encontramos en la resurrección de Lázaro, un signo que señala a Jesús como la resurrección y la vida.

2. Nos disponemos a la celebración pascual. La semana que mañana empezamos, semana santa, es la celebración de nuestra fe. Todo este tiempo de purificación del espíritu es para celebrar la vida nueva con mayor intensidad has que llegue el día en que celebraremos la pascua eterna.

3. El Apóstol de los gentiles, en la Carta a los Filipenses, expresa el sentido de la transformación que tiene lugar al participar en la muerte y resurrección de Cristo, indicando su meta: que yo pueda «conocerle a él, el poder de su resurrección y la comunión en sus padecimientos hasta hacerme semejante a él en su muerte, tratando de llegar a la resurrección de entre los muertos» (Fil 3, 10-11). El Bautismo, por tanto, no es un rito del pasado sino el encuentro con Cristo que conforma toda la existencia del bautizado, le da la vida divina y lo llama a una conversión sincera, iniciada y sostenida por la Gracia, que lo lleve a alcanzar la talla adulta de Cristo.

* ¿Voy creciendo en el conocimiento de Jesús por el diálogo con Él?
* ¿Estoy preparando con la familia las fiestas de Pascua?
* ¿Invito a todos a celebrar la muerte y resurrección de Jesús?
* Para mí, ¿la vida va siendo Cristo?

CONTEMPLATIO: Contemplemos a Jesús condenado a muerte.

Escribe tu comentario

comments